Entrevista con Álvaro Rodríguez – Invitado especial al Festisanbernardo

El actor habló sobre el cine colombiano y lo que quiere dejar a quienes asistan al Primer Festival de Cine de San Bernardo: Los sentidos y latierra.

Fuimos hasta el Teatro Alcaraván, localizado dentro del centro comercial los Ángeles en el centro de Bogotá, para hablar con el actor Álvaro Rodríguez, uno de los invitados especiales al I Festival de Cine de San Bernardo, Ibagué. El lugar es un local que Álvaro, junto con otros actores, adaptó para que funcionara como una casa-taller que a la vez tiene su propio escenario con graderías.

A pesar de haber actuado en muchas telenovelas: Fuego verde, Isabel me la veló,  la hija del mariachi, El cartel, Alias el mexicano, Diomedes, entre muchas otras,  y películas como La gente de la universal, El colombian dream, Soñar no cuesta nada, Perro come perro, y Todos tus muertos, Álvaro nos recibió con su gran carisma y sencillez para empezar la conversación.  

¿Conoce el corregimiento de San Bernardo?

No, manito, aún no he ido.

¿Y ha visitado Ibagué?

A Ibagué si he ido varias veces a presentar obras en el Teatro Tolima.

¿Qué quiere dejar en San Bernardo?

Por un lado, mostrar la película Todos tus muertos, que es un proyecto de Carlos Moreno que me llamó mucho la atención por su propuesta estética, por su lenguaje de búsqueda,  como están haciendo los directores de cine actualmente en Colombia, y que permita usufructuar un espectáculo que uno no sabe si es comedia, tragedia, teatro o si es… bueno, es muy extraña.

Darle ese nivel estético a la muerte me parece muy grato, como también que yo pueda hablar de esa experiencia en particular para que nos demos cuenta que todos podemos aportar en el cine. Estaré abierto a responder todo lo que quieran. No teman a las preguntas porque son fundamentales para mantenernos vivos.  

¿Qué es lo que más le llama la atención del cine colombiano?

Me llama mucho la atención tratar de superar esa mentalidad colonialista que hemos tenido, que a través de los medios de comunicación nos imponen cotidianamente y nos hacen creer que lo que vale es lo que viene de Estados Unidos y Europa, o que solo los clásicos valen la pena, cuando ellos mismos nos enseñan que hay que inventar a partir de nuestras realidades, de nuestras raíces culturales.  Entonces yo creo que el cine colombiano ha estado indagando sobre eso y hay películas muy diversas que hablan de nosotros.

¿Qué películas colombianas le recomendaría ver a los habitantes de San Bernardo?

La tierra y la sombra me parece una de las mejores películas nacionales que se han hecho últimamente. También hay otra muy grata que todavía no se conoce que se llama El viacrucis, dirigida por Harold Devasten, actor de Todos tus muertos y Perro come perro. Tuve la oportunidad de verla en otro festival de cine en Ipiales, Nariño, y me enamoró la forma en que la falta de recursos logra construir una propuesta estética y con lo mínimo dar cuenta en sus posibilidades metafóricas y poéticas de un universo divertido, grato y sobre todo mamagallista, que es muy nuestro, muy colombiano.  

¿Qué es lo más duro de hacer cine en Colombia?

Lo más duro de hacer cine, como desarrollar cualquier arte o actividad cultural, es la inexistencia práctica de una política cultural de Estado. Si es difícil para la gente que tiene experiencia y toda una trayectoria, que tiene reconocimiento tanto nacional como internacional, entonces ¿qué va a pasar con los jóvenes que quieren hacer cine?  

¿Qué les diría a los jóvenes que están empezando a hacer cine en provincia?

Yo los invito a que no nos arrodillemos, a combatir con dignidad y con el corazón en la mano por desarrollar el cine. Que todos esos obstáculos, como las limitaciones económicas, nos sirvan para desarrollar las temáticas que en una película se pueden llevar a cabo. Recuerden que sin conflicto no hay drama, sin fuerzas en pugna no existe absolutamente nada. Nosotros como seres humanos, de lo cual se habla en el cine, somos ese saco de conflictos, de ilusiones, de frustraciones, de sueños, de dolores, de amores, todo esto encierra el lenguaje del cine.

¿Cree que hay cine en Colombia para rato?

Desde luego. Aquí lo que abunda son actores, directores, realizadores, guionistas, que a pesar de las limitaciones económicas consiguen hacer películas dignas de ver, pues exponen nuestras raíces culturales, narran nuestros conflictos más atroces con un humor frentero que enamora a la audiencia.  

Nos despedimos de Álvaro pero estará con nosotros el próximo puente festivo de Marzo en el corregimiento de San Bernardo, Ibagué. El domingo 18 realizará un conversatorio en horas de la mañana y estará atento a las preguntas de cinéfilos y asistentes durante la proyección de la película que protagoniza, Todos tus muertos.

Por: Juan Sebastián Toro Vélez / Una tarde de Febrero en Bogotá

Deja un comentario